By P Web Design Company

El cristal en la arquitectura es irremplazable. No solo permite el paso de la luz y la visión, además le da características de confort y funcionalidad. Puede convertirse en elemento de decoración por la creación de diseños a través de serigrafías con esmaltes vitrificables. Plasmar este hecho decorativo con la pintura vitrificable nos permite alcanzar una capa indeleble por ser en sí un vidrio de bajo punto de fusión que se fija en el cristal por una interfase entre ambos en el proceso de templado.

Las propiedades que se suman son:

Soporta los cambios propios del clima, (lluvia, viento variaciones de temperatura, etc.) lo que le permite ser expuesto directamente al aire libre con óptimos resultados.

Su resistencia a la luz U.V. manteniendo constante su color; no es atacado por solventes y soporta shock térmicos por cambios bruscos de temperatura.

Incrementan el coeficiente de sombra dependiendo su valor del diseño y densidad del dibujo a reproducir.

Cuando las decoraciones serigráficas se concretan para definirse como un hecho podemos sumar nuestra vasta experiencia para atender los requerimientos necesarios para el uso correcto del material vítreo en cuestión.

Su resistencia a la luz U.V. manteniendo constante su color; no es atacado por solventes y soporta shock térmicos por cambios bruscos de temperatura.

Incrementan el coeficiente de sombra dependiendo su valor del diseño y densidad del dibujo a reproducir.

Cuando las decoraciones serigráficas se concretan para definirse como un hecho podemos sumar nuestra vasta experiencia para atender los requerimientos necesarios para el uso correcto del material vítreo en cuestión.